Las 24 horas de Le Mons

06.09.2011

 

Las 24 horas de LeMons (no confundir con las 24 horas de LeMans) son una serie de carreras de resistencia que se celebran en circuitos de carreras cerrados en los Estados Unidos. El título en sí es una parodia de la histórica 24 Horas de LeMans Series. Los participantes y sus equipos compiten con coches que no cuestan más de 500$ durante un máximo de 24 horas. Estas carreras se diferencian de las típicas carreras por tener difenretes reglas con inusuales sanciones aplicadas por parte de los jueces.

En estas carreras poco importa la estrategia o el resultado de cada carrera. El objetivo es divertirse, al igual que para la mayoría de la gente, la única manera de competir en una pista.



Algunos coches "incluso" logran resistir toda la carrera, mientras la mayoría sobrecalientan el motor después de varias vueltas, lo mejor es que nadie se toma enserio la competición.



Desde su página web invitan a todo el mundo a unirse a su propuesta divertida a la vez que económica, resolviendo una serie de sencillas dudas que pueden surgir incialmente, tales como que no necesitas una licencia para competir, puedes utilizar cuantas medidas de seguridad consideres, etc., puedes conocer más detalles en su FAQ.



Para participar en el evento, los participantes deben encontrar y comprar un coche cuyo precio incluida la reparación no su supere los 500$. Alude el requisito de 500$ al nombre de la carrera ya que este tipo de vehículo puede ser considerado un "limón".



Los organizadores del evento definen un conjunto completo de reglas de seguridad que normalmente están a la par con otros organismos sancionadores, incluyendo la Sports Car Club of America and National Auto Sport Association, añadiendo otras reglas (tanto serias como humorísticas más para desalentar la trampa).



¿Sería posible organizar un evento similar en España?, nos conformaremos con ver los vídeos sobre como se lo montan estos "Yankis".

Quiz tambin pueda interesarte

Del simulador al circuito Cuando uno se sienta frente a los mandos de un volante informático dispuesto a conduccir al límite en el simulador, llega un punto en el que te planteas ¿cuanto de real tiene el nivel de simulación que te ofrece tu titulo favorito?


ltimos comentarios: